Los ojos de la guerra

El viejo librero

MARGARITA HERNÁNDEZǁ ¿Qué tendrá de especial escribir sobre la Segunda Guerra Mundial? Ese tema del que aún sigue gastando tinta. No lo sé. Y lo que es peor: ¿Qué tendrá de especial seguir hablando de Hitler y los nazis, de los campos de concentración, de miles de cuerpos desnudos apilados unos sobre otros, de posibilidades de escondites para sobrevivir, de hambre, de dolor, de putrefacción, de cólera e impotencia. ¿Pero cómo sobrevivir cuando no hay lugar donde esconderse? Por eso, cuando llegó a mis manos la novela Todo en vano (2006), de Walter Kempowski ya imaginarán la cara que hice solo al verlo. Sin embargo, me equivoqué para bien.

La historia es contada por un niño de doce años, el que ve y describe los tormentos y el horror de la guerra. Creo que hasta Dios había iniciado el éxodo desde mansión Georgenhof, antes que las noticias de la tragedia…

Ver la entrada original 226 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s