Luz bella

Angel-caido-copia
“El ángel caído”.  Parque del Buen Retiro, Madrid. 

 Hablar sobre el Diablo no es fácil en estos tiempos donde lo espiritual no es algo que realmente interese a un amplio sector de la sociedad, aun a pesar de que la mayoría del orbe profesa algún tipo de credo religioso, incluso esto sucede en el ambiente de los creyentes mismos, que al salir de sus Templos continúan igual de vacíos que cuando entraron.

Bien y mal, blanco y negro, hablar de maldad o de “el mal” por otro lado, es mucho más aceptable, pues el hombre si puede explicarlo, valiéndose muchas veces de factores psíquicos o políticos, sin embargo no es “recomendable” en un laboratorio de química o en un simposio de antropología hablar o relacionar a “el mal” ó “la maldad” con el Diablo.

El padre de la mentira ha ganado esta gran batalla,  el hecho de ser un caballo de Troya, un ser invisible que no le importa perder protagonismo con tal de conseguir lo que quiere, sí, yo sí creo en él tanto como creo en Dios.

No creo que tenga cuernos, ni pesuñas ni una cola puntiaguda, de hecho concibo la teoría en que tiene que ser hermoso, aun e pesar de la ausencia de la gracia en él. Jamás la maldad para quien la protagoniza, es desagradable, hay un cierto éxtasis al cometerla, que otra fuerza si no es el éxtasis o la adrenalina sin freno es la que nos permite hacer algo que quizás en nuestro sano juicio no haríamos, sin embargo lo más espeluznante es que este ha conseguido que deformando el concepto de bien, nos alejemos del que es “tobo bien”.

 No puedo usar fundamentos teológicos para expresar su existencia, pues desconozco el tema, sin embargo desde mi propia experiencia de vida, desde mi propia perspectiva de mundo y desde mi propia conciencia desprovista incluso de fanatismos, libre de dogmas y concepciones superfluas que de a poco a través de los siglos se han venido desmoronando, puedo asegurar que existe y se manifiesta en la maldad misma, pero mucho más en la maldad que se disfraza de “bondad”, de “luz”, de “felicidad”, de “alegría”. No es un error ponerlas entre comillas, esas palabras han descrito la vida en nuestra sociedad desde la última mitad del siglo pasado, cuando todo explotó en la libertad sin orden, la cual es consecuencia directa de eventos concebidos incluso desde el inicio mismo de la conciencia humana.

Es tan difícil de explicar el universo de sistema que hoy perece guiar las vidas de todos nosotros, las teorías de conspiración no son lo mío, pero al ver la historia con una tasa de café caliente al lado,  me pude dar cuenta que el juego de ajedrez eterno parece seguir su curso, los cambios sociales son orquestados desde otra dimensión en la cual nosotros, los de a pie, solo somos peones a merced de un plan mayor, en el cual todos tenemos una función.

Hablar  del Diablo es tan complejo como hablar de la verdad, al igual que esta, sabemos que existe pero es imposible conocerlo totalmente, pues muchas veces se puede llegar amarlo en secreto, hay muchas formas de maldad, la indiferencia misma puede considerarse un tipo de maldad, no hay que olvidar que al Diablo no le interesa que creamos en él, le basta con que le ayudemos a cumplir su cometido, la ausencia de bien.

Y hablando de verdad, es esa otra de las grandes batallas que al parecer el Diablo ha ganado, que mejor forma de seguir prisioneros al ignorar la verdad, y que mejor forma de ignorar la verdad que crear distintas formas de “Verdad” perfectamente sustentables.

Hablar del Diablo no es fácil en estos tiempos…

 

3 comentarios en “Luz bella

  1. Querido escritor y voraz lector pensante, estoy de acuerdo con muchas de las cosas que dices, pero te falta mucha información sobre ese “sujeto”. Si entiendes el inglés te recomendaré algunos links que te abrirán mucho los ojos, y si no lo dominas algo encontraré en español también. Todo mi interés en ello es destapar el mal de donde se haya escondido, manejando a su voluntad a muchas personas que andan por la vida sin enterarse de nada, de lo verdaderamente importante. Despertar a la Luz y seguirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s