Harry Potter y la Ordén del Fénix

hp_v-_la_orden_del_fenix-bolsillo-300-rgb

Opinión Forastera No. 27

El quinto libro de Harry Potter denota la nostalgia de un inminente fin.

Harry Potter y la Orden del Fénix, la quinta parte de la saga que sigue atrapando a muchos, incluso aquellos que como yo ya vieron las películas, pero que no podrían dejar de leer la historia completa para profundizar aún más, y la verdad es que recomiendo a todos aquellos que solo se han quedado con la versión cinematográfica, internarse en la saga escrita es mucho más gratificante.

Harry Potter es perseguido por sueños, pesadillas perturbadoras, es atacado por dementores en Privet Drive, se enfrenta a una posible expulsión de Colegio Hogwarts, mientras un sentimiento de abandono y profundo resentimiento hacia sus amigos del mundo mágico se gesta en él, es como Rowling nos introduce a esta quinta entrega.

Los spoilers podrían permitirse en este comentario aunque siempre habrá alguien que no haya leído los libros aún, así que están advertidos.

En esta parte de libro Harry Potter es expuesto por la autora con toda la carga sentimental que un ser humano podría sentir, el realismo de los personajes creados por Rowling alcance su cenit en esta parte de la historia del mago con cicatriz en forma de rayo. De nuevo nos volvemos a encontrar con un Harry Potter frustrado, un Harry Potter enfadado consigo mismo y a veces con sus amigos; nos sorprende descubrir que Harry siente envidia incluso hacia Ron, siente resentimiento incluso hacia Dumblodore, se enerva incluso ante Hermione, y aunque ha denotado gran valor al enfrentarse al mago más peligroso de todos los tiempos su ingenuidad es desesperante en cuestión de amores, son los sentimientos los grandes protagonistas de esta parte, los sentimientos de Harry su punto débil del que se vale Voldemort para atacar y que al final son también su principal escudo.

Quizás muchos lectores hayan establecido una especial conexión con los personajes en este libro, Harry y sus conflictos internos y con sus amigos, Ron y su frustración ante su desastroso papel en el Quiddicth, Hermione y su obsesiva dedicación a los estudios y al cuido de sus amigos.

Desde el punto de vista personal Harry Potter me pareció de lo más berrinchudo, siempre me fascinaba la forma en que Hermione, aunque temerosa, lo confrontaba y lo dejaba en evidencia ante sus desplantes a veces injustos, claro que se podría justificar las reacciones de Harry Potter el mismo Albus Dumblodore lo admite y asume la culpabilidad de todos los acontecimientos que suceden durante el quinto año de Harry Potter en el Colegio y es su voz la que nos cuenta pinceladas de un pasado que Potter desconocía en parte.

Es la encantadora Luna Lovewood, desesperantemente encantadora, la que de forma indirecta al final de la historia muestra a Harry que derrumbarse ante las aparentes incomprensiones de los demás no lo ayudará a ser comprendido.

La historia se desarrolla en medio de la reorganización de una antigua agrupación de aurores y magos encabezada por Dumblodore denominada La Orden del Fénix, muchos de sus miembros originales (dentro de los que se cuentan los Padres de Harry y los de Neville) han desaparecido, pero otra nueva generación de magos los ha sustituido, todos por igual tienen por objetivo luchar en contra del Señor Tenebroso, son las actividades de la orden otra causa de contrariedad para Harry pues no es tomado en cuenta en la totalidad de las actividades de la misma.

Por otro lado el Ministerio de Magia empeñado en desacreditar a Harry y a Dumblodore negando el regreso del Señor Tenebroso, y no conforme con su campaña de desprestigio en El Profeta, envía a la detestable Dolores Umbrige al Colegio como nueva maestra de Defensa Contra las Artes Oscuras, puesto del cual irá ascendiendo hasta minar en su totalidad la autoridad de Dumblodore, ver a la Profesora Minerva Mc Gonagall enfrentarse a la enana Umbrige no tiene precio.

Hermione Grander, que es en su quinto año el que más reglas rompe contra el Colegio liderando incluso rebeliones y conspiraciones contra el mismísimo Ministerio de Magia, el garbo de esta chica sin duda me cautivó bastante y se ganó mi admiración.

Severus Snape el siempre aborrecible  profesor de Pociones adquiere otra reminiscencia en esta historia, nadie puede confiar plenamente en él, es la confianza en él depositada por Albus Dumblodore la que garantiza su adhesión a la Orden. Por orden del director le da clases de Oclumancia a Harry  las cuales terminaran en una desastrosa batalla de recuerdos, desilusiones y resentimientos. No se priva de enfrentamientos entre este y Sirius Black, y aunque al final de la historia Dumblodore reafirma y justifica muy bien esa confianza, no se gana el perdón de Harry, lo cual para mí es un tanto inmaduro de su parte, pero se que muchos le darán la razón al joven mago y no al oscuro profesor que también denota inmadurez en sus actos.

Sin duda alguna son tantos los frentes de aventura que Rowling nos regala en este libro, como una organización clandestina de estudiantes dentro del Colegio organizada por Hermione y liderada por Harry cuyo fin es aprender hechizos de defensa. Es así como nuevos personajes entren en juego, Luna Lovewood entre ellos, el raro espécimen que me terminó encantando.

Rowling no escatima en llenar este libro de finos guiños hacia un inminente final,  la nostalgia ya llena la saga desde este punto, nos parece una eternidad recorrida desde aquel primero de Septiembre en que Hagrid llego en una moto voladora a Privet Drive.

Hay un nuevo enfrentamiento contra Lord Voldemort y su ejército de mortifagos, una batalla en las salas más ocultas del Ministerio de Magia, Voldemort ha logrado llevar a Harry donde deseaba y presenciamos una magistral batalla entre el Señor Tenebroso y Albus Dumblodore. La Orden del Fénix también se enfrenta a los Mortifagos, asi como algunos amigos de Harry entre los que se encuentran Nevill, Ginny y Luna,  y por supuesto, Ron y Hermionie.

En fin, Harry Potter y la Orden del Fénix es solo el preámbulo para lo que se avecina, como Hermione lo afirma con vehemencia, “esto apenas inicia”, ya el Señor Tenebroso se revela ante el mundo y la segunda guerra contra él que abierta.

Se lee con tranquilidad, es un libro que se va mostrando de apoco  y se disfruta bastante, le velocidad vertiginosa de las últimas páginas nos llevan a un final que nos deja llenos de ansias de saber si la profecía que aparece será le premonición de un desenlace que nadie desea.

Harry Potter y el cáliz de fuego

9788498384444

Opinión Forastera No. 26

Hace mucho había interrumpido mi recorrido por el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería en compañía de Harry Potter, Hermione Granger y Ron Weasley, cuando los deje en mi última aventura con ellos  tras el rastro de un posible enemigo que termino siento un gran aliado.

Esta vez regreso con ellos en el cuarto volumen de la Saga del “Niño que vivió” “Harry Potter y el Caliz de Fuego”.

Pesadillas premonitorias, un mundial de Quiddicht y la aparición de la marca tenebrosa son los detonantes que nos lanzan a esta nueva aventura que, a medida que pasamos las paginas, nos damos cuenta de la parte más oscura de la historia de Harry está por venir.

El Colegio es sede de El Torneo de los Tres Magos, una antigua competencia que unía a los tres Colegios mágicos de Europa, además de Hogwarts, a la Academia  Beauxbatons de Francia y el Instituto  Durmstrang de Bulgaria. Nuevos personajes saltan a la vista y la competencia misma sumirá sin querer a Harry marcando el misterio y la intriga bien temprano en la historia.

El Cáliz de Fuego es el artefacto mágico que determina que estudiante de Colegio participará en el Torneo, se supone que solo uno de cada colegio es elegido por el cáliz, el cual ha sido protegido con un hechizo realizado por el Profesor Dumblodore para evitar que jóvenes menores de 17 años puedan participar, sin embargo, contra todo pronóstico, el día en que se determina los campeones (Fleur Delacour de Beauxbatons y Victor Krum de Durmnstrang, este último fue la estrella en los mundiales de Quiddicht, y Cedric Diggory de Hogwarts) el nombre de Harry Potter es lanzado en último momento por el caliz, indicando que es otro campeón del Torneo.

El acontecimiento atrae la atención del Colegio y sus huéspedes hacia Harry generándole problemas y marcada impopularidad entre la mayoría de los estudiantes, incluso del mismo Ron, los cuales echaban sus apuestas por Diggory, situación que cambia luego de la magistral demostración que hiciera Harry en la primer prueba del Torneo.

Es a partir de ese momento en que la historia se desarrolla en un ambiente hasta cierto punto de tensión y misterio, de acción y tensiones, el afán de saber quien logró colar a Harry en el torneo y por qué razón, la forma en que Harry resolvía los enigmas del torneo y lidiaba con los problemas que le causaba una insoportable periodista del diario El Profeta.

La evolución de los personajes es aún más notoria en esta cuarta entrega, Rolwing no sigue divirtiendo, Hermione sigue siendo igual de gruñona pero en lo personal me conquisto, es sin duda un personaje determinante, a pesar de ser discriminada como “sangre sucia”, la vemos más valiente y resuelta, más segura de sí misma que en anteriores entregas, es víctima de muchas intrigas que alrededor de los tres se tejen en el Colegio.

Por otro lado tenemos la aparición de Lord Voldemort, el gran personaje, el gran mago ausente hasta ahora, pero ya de regreso,  casi al final de la historia Voldermort le demuestra a lector porque es llamado el Señor Tenebroso, porque el mencionar su nombre  causaba recelo en quien lo escuchaba. El odio que se puede sentir por Voldemort va unido al intenso temor que inspira, su ser ha sido consumido por los más crueles sentimientos, de su mano vamos a un pasado que debió ser de frustraciones y soledad, muy parecido al que hubiera tenido Harry si no hubiera ingresado al Colegio Hogwarts.

Disfrute mucho esos giros y desembrollos que Rolwing nos legó en esta parte de la historia, sin duda dejaba con ganas de continuar el camino hacia esa batalla decisiva en que Harry debía enfrentar su destino, ya no será el mismo personaje distraído y hasta cierto punto pusilánime que me pareció en  muchas de las anteriores situaciones descritas en los libros previos a este.

Hay mucha acción en este volumen, más misterios pero al finalizarlo sabemos que la aventura, además de continuar, se tornará más tenebrosa.

Disfrute mucho el libro y aprendí mucho más del mundo mágico que Rolwing regalo a la humanidad e influencio a toda una generación de niños, jóvenes y adultos y que es hoy y sigue dando de que hablar.

De cara al estreno mundial de “Animales fantásticos y como encontrarlos” aproveche este libro de Rolwing para derribar el bloqueo lector en el que me encontraba, esperando compartan la experiencia por ustedes vivida en esta  cuarta entrega de la Saga Harry Potter.

De títulos y nostalgias.

Largaespera by hachin tomado de www.lamalapoesiadesaito.blogspot.com
Largaespera by hachin tomado de http://www.lamalapoesiadesaito.blogspot.com

Creo que mi blog tiene ya muchas publicaciones sobre la nostalgia, aunque digamos que de forma implícita, pero ese ha sido un sentimiento perenne que de vez en cuando me hace sonreír.

Y es que la nostalgia es una especie de rara angustia que mezcla dolor y alegría a la vez, siempre anhelando la lejanía de un tiempo que en su momento marco nuestras vidas para siempre, de esos yo ya tengo muchos.

Hay momentos que sin duda no se pueden olvidar, como lector quisiera comentar  lo nostálgico que me ponen ciertos títulos que al recordarlos puedo viajar desde un estómago arrugado hasta un cerebro lleno de bichos raros, es la misma sensación que nos pueden provocar ciertas  canciones, lo que me pasa a mí con los temas de  la Oreja de Van  Goh o Guns´Roses.

Va unido a mi cerebro Pedro  Páramo de Juan Rulfo con mi secundaria, me veo en la Biblioteca del Instituto de Telpaneca, solo, como casi siempre, a la una de la tarde en un día de abril, las chicharras haciendo su habitual concierto eterno en la aridez del entorno, mientras yo caminaba a Comalá en busca de un Padre.

María Dueñas para muchos es una escritora comercial, pero su Tiempo entre Costuras son sinónimos de la emoción inusitada del redescubrimiento de mi avidez lectora en los pasillos de la universidad cada que tenía un tiempo libre.

Es inevitable no mencionar a Coelho, hoy admito que todo lo que en su momento me provocaron sus libros fue de mucha ayuda para mi proceso personal de autoconocimiento y aceptación, El Alquimista  despunta en este sentido, al terminarlo de leer pensaba que todo era posible,  despegue de mi letargo dispuesto a alcanzar el mundo, claro, luego los vergazos de la vida ya me ayudaron a aterrizar donde debía.

Penelope Aldaya, como llore cuando Julián te encontró de nuevo, La Sombra del Viento en esto ha sido única, siempre me veo en una noche de lluvia en el cuarto donde vivía en Estelí, conocer la tragedia amorosa de Julián y Penélope vivirla y llegar a ese inusitado final es algo que nunca podré olvidar.

Isabel Allende en sus novelas me ha regalado excelentes momentos, El Plan Infinito es extrañar de forma perenne un tiempo que no viví, ni conocí, per que evoca ideales deformados que pronto la historia enterró, Gregory Reevs es Leb it be, extraño como nuestra mente conjuga tantas cosas, al final la nostalgia es una mezcla de todo.

Y así me sucede cuando a veces llego a una tienda y veo títulos que ya lei, El Mundo de Sofia, El Ocho, La Tabla Esmeralda, Cien Años de Soledad, La Mujer Habitada, Ultima Visión, y muchos más, los libros que dejan su marca son muchos y volverlos a ver, recordarlos, traen a colación ese sentimiento de alegría y desazón llamado nostalgia.

A pesar de ser breve este  recorrido, espero haber logrado mostrarles como también los libros nos pueden regalar momentos que luego nos pondrán nostálgicos cuando a veces hacemos alto en el camino. Esperando compartan los suyos, un saludo.